Lipectomia abdominal

¿En qué consiste la lipectomía abdominal, doctor?
Se trata de una intervención quirúrgica encaminada a eliminar el sobrante de piel y de grasa del abdomen, y está indicada en los casos en que no sea posible realizar una liposucción. Según la importancia del problema abdominal, se puede practicar una minilipectomía abdominal, cuando el sobrante es moderado y requiere menor resección de piel, o bien una lipectomía abdominal completa, en los casos en que tanto el sobrante de grasa como de piel es más importante. Aunque habitualmente se recomienda que esta intervención se lleve a cabo en personas con problemas de sobrepeso después del adelgazamiento, en muchos casos nosotros la realizamos en pacientes muy obesos, con lo que mejoramos su autoestima y, a partir de ahí, están más animados y adelgazan con mayor facilidad. También solemos combinar, además de la resección de piel y grasa, una liposucción de lipodistrofias sobrantes que quedan en el abdomen, consiguiendo así un mejor resultado estético.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?
Habitualmente anestesia locoregional, reservando para casos específicos la anestesia general.
Implica un corto ingreso hospitalario.

¿Y las cicatrices?
Se practica una incisión, inmediatamente por encima del vello pubiano, y se prolonga lateralmente por la ingle. Además, es necesaria otra incisión circular en la zona periumbilical, para aflorar el ombligo al exterior. Se practica en estas zonas para que pueda ser tapada total o parcialmente por la ropa interior del paciente.
Aunque en general las cicatrices son poco visibles, en algunos casos puede darse alguna cicatrización más antiestética, que acabará mejorando al cabo de un año, si bien ciertas cicatrices requieren un tratamiento adicional posoperatorio. Asimismo, el retraso en la cicatrización de esta zona aumenta en las personas fumadoras y diabéticas.

¿Es dolorosa esta intervención?
El dolor posoperatorio de la lipectomía abdominal completa es leve o moderado, y desaparece casi totalmente entre los tres o cinco días después de la intervención, requiriendo una analgesia combinada de dos fármacos.

¿Qué riesgos presenta esta intervención?
Puede haber un hematoma superficial. También puede darse seroma, que consiste en una acumulación de líquido amarillento que puede drenar por la herida al cabo de unos ocho o diez días (es raro que ocurra, pero se cura en unas semanas).
Asimismo, es muy habitual tener una zona de poca sensibilidad cutánea por debajo del ombligo que suele ser transitoria, desapareciendo totalmente a los tres meses.

¿Cuándo se puede hacer vida normal?
Se suelen retirar los puntos de sutura a partir del duodécimo día.
Durante las primeras semanas existe un edema cutáneo, que tiende a remitir a los dos o tres meses. Se debe llevar una faja abdominal durante un periodo de dos a cinco semanas, que debe mantenerse colocada día y noche.
El resultado final de la forma del abdomen se consigue al cuarto mes.
En el caso de la lipectomía abdominal completa, la baja laboral mínima ha de ser unos cinco a ocho días, evitando hacer esfuerzos importantes durante un mes.