Mesoterapia

La mesoterapia consiste en la aplicación de distintos fármacos por medio de múltiples inyecciones intradérmicas o subcutáneas a dosis pequeñas, aplicadas en las zonas tributarias del tratamiento. La aplicación debe realizarla siempre un médico especialista, que utilizará la mejor tecnología y los productos inyectados más adecuados para cada caso.

Las aplicaciones principales de la mesoterapia son la celulitis y las adiposidades localizadas, aunque también se utiliza en el tratamiento de otras patologías de la piel y del tejido celular subcutáneo, como son el acné, las úlceras varicosas, las estrías, la caída del cabello o el envejecimiento cutáneo.

En el caso de la celulitis y la grasa localizada, los productos actúan sobre el tejido adiposo superficial o más cercano a la piel, con lo que conseguimos un mayor drenaje de éste mediante la activación de la circulación de la zona tratada, con una mejor oxigenación del tejido, y también la eliminación parcial de las grasas de dicha zona, con lo que podemos mejorar la llamada “piel de naranja”.