Remodelación facial

¿En qué consiste la remodelación facial?
Consiste en remodelar, mediante el relleno o aumento, distintas partes del rostro (como arrugas, patas de gallo, surcos, labios). Los famosos «labios de avispa» o «labios de rape» de muchas modelos, ¿a qué se deben?A un exceso en la dosis del producto inyectado. Por eso debe controlarse bien la cuantía de la sustancia inyectada.

¿De dónde extraen los productos de origen animal?
Depende. Pueden proceder del ganado bovino, del cerdo, de la cresta del gallo, etc.

¿El colágeno ha dejado de aplicarse debido al problema de las vacas locas?
No necesariamente por esta problemática, sino porque el colágeno requiere de unas pruebas de alergia y, hasta pasado un mes de éstas, no se puede implantar. En cambio, el ácido hialurónico (que también tiene una procedencia animal, pero no de ganado bovino) es más cómodo, porque no presenta ningún problema de alergia.

¿La silicona líquida puede inyectarse?
No. Actualmente está prohibida por el Ministerio de Sanidad excepto en el área de oftalmología, un campo en el que se usa de modo eficiente y productivo. En estética se prohibió por los problemas que ocasionaba de infección, migración y dureza.

¿Se puede extraer grasa liposuccionada del paciente e inyectarla en zonas del rostro?
Sí. De hecho, se conoce como técnica Coleman, porque fue este cirujano estadounidense el que popularizó la técnica actual del Lipofilling.

¿Qué es el botox y para qué sirve en estética?
Sirve para tratar arrugas de expresión, fundamentalmente las arrugas de la frente, el entrecejo y las perioculares. Consiste en la infiltración de pequeñas cantidades de toxina botulínica muy diluida, que produce la paralización selectiva de los músculos responsables de ciertos gestos que determinan la aparición de surcos y arrugas estables y profundos. El efecto empieza a aparecer entre el tercer y sexto día y es completo a los quince días. Sin embargo, no es un tratamiento definitivo; las infiltraciones deben practicarse dos veces al año. En ocasiones, es interesante completar el tratamiento con procedimientos de relleno (colágeno, ácido hialurónico, etc.).

Pero, ¿con el botox no se corre el riesgo de tener un aspecto de «momia»?
No. Lo que en realidad consigue el botox es que la expresividad de la cara sea menor, ya que se produce un bloqueo parcial del músculo, no una rigidez total. Ese aspecto de «embalsamamiento», de rigidez, de cara inexpresiva suele darse cuando se han aplicado otros rellenos inadecuados.

¿No hay riesgo de parálisis facial?
Bueno, yo sólo suelo aplicarlo en la frente y en los laterales. Hay determinados músculos que no conviene paralizar, como los del ojo, por los efectos adversos que podría tener. Un exceso en la dosis del botox puede ocasionar parálisis con caída de la piel. De todas formas, en el caso de paralizar algún músculo indeseado, no es un efecto definitivo, ya que desaparece a los seis meses.

¿Se pueden hacer implantes sólidos en el rostro?
Sí. Sirven para la corrección de los surcos nasogenianos, así como para el aumento y la corrección de los labios. La aplicación del producto de relleno se realiza mediante incisión en la zona a tratar. Y, a pesar de su carácter de implante permanente, puede ser extraído en caso necesario.