Tratamiento de las varices

Cuál es la problemática más habitual consultada en el área estética vascular?
Indudablemente las varices en las piernas suponen más del noventa por ciento de las consultas recibidas, en todas sus manifestaciones: desde las pequeñas ramificaciones llamadas telangiectasias, hasta las grandes dilataciones que se observan como abultamientos. Su importancia radica en que, además de suponer un trastorno estético, son la manifestación de un problema circulatorio que puede acarrear molestias como dolor, pesadez, hinchazón de tobillos, etc.

¿Cuáles son los últimos avances en los tratamientos estético-vasculares?
Cada caso recibe diferentes tratamientos. En general, consideramos que las varices de mayor tamaño son tributarias de tratamiento quirúrgico. En este terreno, los avances han sido apreciables y actualmente las operaciones pueden realizarse en régimen ambulatorio, con incisiones tan pequeñas que no requieren puntos e incluso sin interferir en la actividad laboral. Las varices más pequeñas se han tratado clásicamente mediante el método llamado escleroterapia, con resultados aceptables. No obstante, la tecnología láser ha experimentado un gran salto cualitativo con la aparición de Vasculight. Los resultados mejoran apreciablemente. Además, se trata realmente de un tratamiento “no invasivo”, puesto que no intervienen ningún tipo de agujas, catéteres, sustancias químicas, etc.

¿Cómo actúa Vasculight?
Vasculight es un láser con unas características que lo hacen idóneo para el tratamiento de las pequeñas y medianas varices. Su energía es captada selectivamente por una molécula presente en los glóbulos rojos llamada hemoglobina, transformándose en calor y eliminando la vena antiestética. Esto implica que los tejidos vecinos, como la piel, no se vean afectados por dicha energía y por tanto no se lesionan, evitando secuelas. Además, se puede acceder a planos más profundos y tratar venas de mayor tamaño. Vasculight es capaz de tratar también otras lesiones, como angiomas, determinados tipos de máculas en la piel y eliminación de tatuajes.

¿Cómo es el tratamiento Vasculight?
Es realmente cómodo para los pacientes. Lo único que se percibe son unos destellos de luz, e inmediatamente una sensación de calor momentáneo en la zona tratada. La duración de las sesiones es muy variable, en función de la cantidad de varices que se presentan. La única reacción que se aprecia en la piel es un ligero enrojecimiento que desaparece entre las veinticuatro y las cuarenta y ocho horas siguientes. No se precisa vendaje posterior. Además, no requiere ningún tipo de preparación previa y, por supuesto, no interfiere en la actividad cotidiana.
También puede realizarse en cualquier época del año, ya que las pigmentaciones son muy infrecuentes, aunque se ha de evitar en pieles muy morenas.