Tratamientos con láser

¿Que es el láser?
El láser es una fuente de luz que permite al médico especialista tratar con mucha precisión el proceso de exfoliación de la piel para rejuvenecerla. El tratamiento consiste en eliminar las primeras capas de la piel y, mediante calor, se estimula el colágeno para conseguir el estiramiento y aclaramiento cutáneo que se desea.

¿Qué tipo de tratamientos con láser existen?
Hay varias clases de láser y cada uno tiene unas funciones y unas aplicaciones distintas. En primer lugar, está el láser Photoderm, que se aplica para tratar las manchas cutáneas, arañas vasculares y angiomas. En segundo lugar, se encuentra el láser IPL-Face, que es un tratamiento de mejora y rejuvenecimiento facial; deja la piel más tersa, más hidratada y elástica. Después está el láser Vasculight, para tratar las varices de las piernas. Láser Erbium, para tratar arrugas pequeñas; mediante ablación quita la piel superficial. El láser CO2 (dióxido de carbono) trata arrugas más profundas que el anterior; es más fuerte y, por ello, tarda más tiempo en desaparecer el enrojecimiento de la piel. Estos dos últimos tipos de láser responden a lo que se denomina resurfacing facial, y su aplicación se realiza mediante anestesia local o general si la zona a tratar es muy extensa.

¿El láser resurfacing sustituye, entonces, al lifting?
No, cada uno tiene una función distinta. El resurfacing no puede sustituir al lifting, porque no quita la flacidez. Y para tener los mismos efectos que el lifting debería practicarse con mayor intensidad y, entonces, provocaría cicatrices, quemaduras o lesiones en la piel. En cambio, el láser resurfacing sí que ha sustituido, en parte, a los peelings profundos.

¿En cuanto a los riesgos de quemaduras con los tratamientos de láser…?
Hay riesgos de quemaduras superficiales en los láser de baja intensidad (uno de cada seis mil o siete mil tratamientos). Pero si se aplica mal, se pueden provocar más quemaduras (sobre todo con los más intensos, como el Erbium y el CO2). En éstos, por su técnica de dermoabrasión, ya estás provocando en realidad con su utilización una quemadura superficial en la piel, para que tenga resultados efectivos sobre ésta. Sin embargo, hay que controlar bien la intensidad en la dosis de exposición del láser, para no provocar efectos colaterales (debemos tener en cuenta que con el láser CO2 es posible partir un diente). También hay que tener presente el tipo de piel de los pacientes para la aplicación del láser. Las pieles, cuanto más claras, mejor resultado y menos riesgos de quemaduras. Hay algunas pieles muy oscuras en las que no es posible realizar tratamientos con láser.

¿Durante cuánto tiempo no se puede tomar el sol después de recibir un tratamiento con láser?
En el láser Photoderm y en el Vasculight, al cabo de dos semanas ya se puede tomar el sol. Para el Erbium, se requiere un mes y medio o dos meses, para el láser CO2, tres o cuatro meses, según la zona tratada y el tipo de piel del paciente. Además, en el posoperatorio ha de tenerse en cuenta que durante una semana se mantiene la lesión abierta, por lo que la limpieza de esta zona debe ser muy cuidadosa, además de aplicarse las cremas prescritas. Habrá hinchazón, enrojecimiento y tirantez en la piel, que irá remitiendo al cabo del tiempo. En cuanto a la cosmética, las pacientes pueden maquillarse a los cinco o seis días, con un maquillaje especial de cobertura.